Torres Blancas.

Torres Blancas, del arquitecto Sáenz de Oiza, termina de construirse en 1969, fruto de una línea de crecimiento continúa que tiene su punto culmen en esta obra.

cronologia.png
Cronología previa a Torres Blancas. Elaboración propia.

Todo empieza en 1948, cuando Oiza viaja a Estados Unidos y aprende de las arquitecturas de grandes maestros como Mies Van Der Rohe, Marcel Breuer o Frank Lloyd Wright, pero también de arquitecturas europeas como la de Le Corbusier, Carlo Scarpa o Jorn Utzon. En Wright es quizás donde más referencias encontraremos en Torres Blancas, ya que nada más ver la planta nos remite a un ambiente organicista, formado por muchos elementos y cada uno con un objetivo claro, casi como si fuera un árbol en crecimiento.

Cuando Oiza volvió de este viaje realizo el Santuario a de Arantzazu, donde se ve cierto expresionismo exterior mediante las formas trianguladas. Pero sin embargo, será en la Ciudad Blanca de Alcudia y en las escuelas de Batan donde se vea un proceso expresionista y organicista que seguirá en Torres Blancas.

La unidad vecinal de Batán empezó a construirse en 1955 y termino en 1961, es decir, sirvió de enlace con la ciudad blanca de Alcudia. Donde mas antecedentes podemos encontrar con Torres Blancas es en las escuelas, cuya planta siempre alude a un carácter vernáculo a través de círculos que se van superponiendo, dando lugar a una volumetría y algunos elementos, como las carpinterías, que nos recuerda a Torres Blancas.

Estudio volumetrico escuelas batan
Recuperado de Sáenz, G. J. (2016). Sáenz de Oíza y Torres Blancas: Una torre en plural. Buenos Aires: Diseño. (pag 60)   
Escuelas batan
Escuela de Batan. Foto propia.

La ciudad Blanca de Alcudia, en 1961, nace de la mano del mismo promotor que Torres Blancas, Juan Huarte, y esto será de especial importancia debido a la estrecha relación que había entre ambos y la flexibilidad que permitía el promotor. Aquí, Oiza desarrolla una vivienda mínima sin tantas exigencias económicas, de manera que intenta realizar una explosión espacial y con un carácter más lúdico, a través de un esquema de planta baja más tres plantas conectadas con una escalera de caracol, con un escalonamiento en planta que permite jugar con las visuales y un recorrido que se desarrolla en forma de L. Este desarrollo de vivienda también tiene mucho que ver con el edificio girasol de Coderch en las carpinterías en esquina y en la rotura del forjado con un peldaño.

Alcudia.jpg
Fotografia proveniente de https://circarq.wordpress.com

Tras la realización de proyectos como la Tienda de Sala de exposiciones Hisa, en Madrid, aunque hoy desaparecida, Oiza y Huarte se embarcan en un proyecto que se denominara en la memoria como “Núcleo residencial urbano”. Este contara, en principio con 84 viviendas, y se situara en el ensanche de Madrid sobre una de las vías que enlazan la capital con el aeropuerto.

dav
Fotografía exterior de Torres Blancas. Fotografía propia. Agosto 2017.
Cronologia2.png
Cronología construcción Torres Blancas. Elaboración propia.

Huarte era partidario del blanco como símbolo de pureza y buena intención, eso queda reflejado en Alcadia. Oiza quiso darle una complejidad de lectura para que el conjunto no pudiese leerse desde la unidad. La relación entre ambos agentes es realmente importante en el desarrollo de Torres Blancas, Huarte otorgaba la flexibilidad que todo arquitecto anhela para desarrollar sus obras y fomentó su creación permitiéndole exprimir al máximo sus ideas. Este debate con Oiza permitió la creación de un edificio singular de hormigón, que en principio iba a ser revestido de mármol blanco y se desarrollaría en dos torres, pero que finalmente resulto en una única torre y sin el revestimiento blanco. Aun así, el nombre alude a ese carácter plural de la torre, y al blanco como elemento de purismo y recuerdo a Huarte.

Dos torres.png
Recuperado de Sáenz, G. J. (2016). Sáenz de Oíza y Torres Blancas: Una torre en plural. Buenos Aires: Diseño. (pag 30)   

El complejo residencial se propone como un programa de viviendas, locales, restaurantes, cafetería, piscinas, guardería y capilla, además de un aparcamiento desarrollado en las plantas sótano. Esto se desarrolla en un total de 23 plantas más dos de servicios. De estas 23 plantas, 21 corresponden a uso de vivienda mientras que las dos últimas son de uso común, el denominado núcleo social, que además tiene mayor extensión en planta y se le da más relevancia. La huella del edificio es de aproximadamente 700 m2 y se desarrolla en una altura total aproximada de 70 m.

Seccion
Sección esquemática de distribución de usos. Elaboración propia.

En planta baja se encuentra un acceso mediante un jardín exterior concéntrico a la torre, que permite separar esta del murmullo de la ciudad, casi a modo de fortificación. De la misma manera hay dos rampas de acceso al garaje, situado en las dos plantas de sótano.

La planta de acceso se crea entre una diferenciación de ámbitos privados y públicos, mediante hojas de puerta redondeadas, expresando el carácter organicista en el proyecto y con un acabado en mármol blanco con un despiece de gran tamaño.

El aparcamiento se diseña de manera concéntrica a la torre, mediante dos muros de contención unidos por grandes vigas de canto, evitando la presencia de pilares. Tiene un acabado hormigonado, con una distribución en anillo y una iluminación a través de cilindros circulares.

Para la agrupación de tipos de vivienda se utilizan unidades verticales de agrupación, es decir, en tres plantas se hacen combinaciones de las diferentes tipologías de proyecto. Se encuentran cuatro tipos de viviendas que diferenciaremos por tamaño.

  • Vivienda dúplex, de aproximadamente 365 m2 Aquí destacan las perspectivas visuales y las secuencias espaciales. Las terrazas tiene un total de 43,4 m2, esto da cuenta de la importancia de estas. El espesor de la fachada tiene un carácter protector y en las terrazas se produce un cierre visual a través de madera de teca. Se utiliza techo continuo de escayola y carpinterías de suelo a techo, mientras que en la cocina se usa pavés para dar un ambiente más anaranjado.
  • Vivienda normal, de aproximadamente 198 m2, corresponde a la planta baja del dúplex, aunque la distribución de usos es diferente.
  • Apartamentos, de aproximadamente 88 m2 y 120 m2, donde se produce un juego de correderas (dobles y triples) y se utiliza la madera de haya.

Todas estas viviendas tienen una idea común y es el jardín-terraza como elemento compatible de con la vida en la gran ciudad. Él lo denominaba ciudad-jardín, y esta idea es la que se llevo a cabo, entendiendo las terrazas como el pulmón de la casa. En torno a esta idea, nacen las siguientes reflexiones que tienen que ver con las demás estancias.

Planta alta duplex

Planta baja duplex
Plantas baja y alta, respectivamente, vivienda dúplex. Recuperado de Sáenz, G. J. (2016). Sáenz de Oíza y Torres Blancas: Una torre en plural. Buenos Aires: Diseño. (pag 80,81)   

La cocina-comedor, es entendida como un laboratorio domestico, que debe estar ligado al comedor, pero que también tiene que tener la capacidad de estar separado de este a través de paneles móviles. Además, la cocina se conecta al restaurante mediante montaplatos, de nuevo envuelto en una forma circular que atraviesa todo el edificio.

Los dormitorios dispondrían de terrazas-jardín, y a ellos se puede acceder por galerías cuyo uso no se especifica, dando pie a cierta flexibilidad según tu estilo de vida. Los baños son todos de forma circular, lo que permite también el paso de canalizaciones a través de los espacios residuales que quedan de estas formas, y algún baño exterior intencionado, cerrado a este a través de pavés lo que permite una gran iluminación interior.

dav
Fotografía detalles carpinterías y hormigón. Fotografía propia. Agosto 2017.

El núcleo social se traduce en un juego de exterior-interior en consonancia, de algún modo, con las viviendas. Las perspectivas de la ciudad y el carácter social que Oiza consideraba que no se conseguía en los denominados corredores. La planta 22 corresponde al comedor-restaurante, aquel que esta conectado a las viviendas mediante montaplatos y al que se accede mediante dos ascensores. La siguiente planta alberga salas de exposiciones y habitaciones ya que en principio fue pensada como sede de la compañía Huarte y algunos directivos, provenientes de fuera de Madrid, debían tener la posibilidad de tener un alojamiento. La última planta corresponde a la piscina, con esas vistas panorámicas, donde, de nuevo, las formas circulares se aprovechan para albergar los espacios de instalaciones.

Sede Huarte.jpg
Recuperado de Sáenz, G. J. (2016). Sáenz de Oíza y Torres Blancas: Una torre en plural. Buenos Aires: Diseño. (pag 53)   
Seccion nucleo social.jpg
Recuperado de Sáenz, G. J. (2016). Sáenz de Oíza y Torres Blancas: Una torre en plural. Buenos Aires: Diseño. (pag 85)   
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s